La dieta japonesa

La dieta japonesa incluye muchos alimentos que tienen un impacto positivo en nuestra salud.  Son famosos en la  cocina japonesa para el uso de algas y el arroz. Sin embargo son los diferentes tipos de algas las que aportan un potenciador del sabor en los alimentos, ya sea en sopas o ensaladas. También se utilizan para el envolver el famoso sushi, platos de arroz, queso de soja y aperitivos salados

Las algas afectan a la presión arterial, purificando la sangre, protege las paredes gástricas e intestinales de ataques virales y son antibacterianas.  Las algas reducen  los metales pesados ​​y sustancias radiactivas, así como el colesterol. También son  ricas en yodo. Así mismo promueven debido a su alta concentración de minerales, vitaminas y oligoelementos en el sistema inmunológico del cuerpo y por lo tanto aumentan la sensación de bienestar general. Sin olvidar que son buenas para la piel, el cabello, las uñas y el tejido conectivo. Así pues  Japón, es el mayor consumidor de algas en el mundo. Otra de las virtudes del consumo de algas es que gracias es estas, Japón tiene la tasa más baja de cáncer de mama en las mujeres, con respecto al resto de países del mundo.

Así se observa que es una dieta baja en grasa, con un consumo habitual de té verde, bebida muy rica en antioxidantes. Entre ellos el flúor, el calcio, el potasio y el magnesio, y de sus vitaminas las del grupo B y la pro-vitamina A.  Sin embargo prefieren reducir el consumo de fruta y leche entera, de los cuales solo se han de tomar dos raciones durante el día, frente a las 8 raciones de carbohidratos complejos, tales como el arroz, la pasta de arroz o pan sobretodo integral.

Quien desee seguir los principios de la dieta japonesa, ha de tener en cuenta, que esto significa un cambio significativo a la hora de alimentarse, ya que es preciso ajustar la ingesta energética diaria , al  grado de actividad o desgaste físico y metal de la persona.

Es importante tener en cuenta que la cantidad es muy baja en grasas, sobretodo de origen animal, eso grasas, sobre todo las de origen animal, y emplee aceites vegetales para cocinar y aderezar las comidas. De igual forma sugieren emplear prácticas culinarias para la utilización de hierbas y especias para sazonar las comidas, en sustitución o poca utilización de sal.

Otros de los aspectos importantes de la dieta, es que aconsejan que el entorno en el que se consumen los alimentos ha de ser tranquilo, armonioso y relajado, ya que esto según el pensamiento japonés incrementara los beneficios de la comida tanto para el cuerpo como para el espíritu..Así pues, desde hace muchos siglos la dieta japonesa  busca una alimentación saludable que ayude al bienestar de la población y a reducir el riesgo de enfermedades.

 

Desventajas:

Quizás su inconveniente o desventaja mas importante es que es una dieta muy costosa y muchas veces  los productos son de difícil acceso o difíciles de encontrar.

Aquí te mostramos un ejemplo de un menú diario:

Desayuno: 1 rebanada de pan de cebada, trigo, o centeno, una buena porción de queso fresco bajo en calorías, caldo de tofu, 1 naranja  o manzana y té verde.

Comida: 1 porción de hongos shiitake  (100grs) u otras setas, 80 grs  de pasta de arroz.,  150 gramos de pescado crudo (salmón en lonjas) o cocido al vapor, con arroz integral  acompañado con salsa de soja y wasabi, una manzana o una naranja,  taza de te verde.

Cena: Porción de pescado crudo, al horno o a la parrilla, acompañado con salsa de soja, porción de  de arroz integral, ensalada de pepino y nueces, una naranja y taza de verde.

Si pones en práctica este tipo de alimentación por una semana se observaran los primeros resultados, sin pasar hambre, ni renunciar a mantener los nutrientes y vitaminas necesarios para el organismo. Incluso aseguran que puedes perder hasta un kilo a la semana , sin el indeseado efecto rebote, ya que se trata de un cambio en los hábitos alimenticios y no la supresión de los mismos, Además aseguran los que la han llevado que es  sabroso , abundante y efectiva.