La dieta Mortignac

Mortignac ha creado una dieta, en la que no se prohíben alimentos, ni se suman calorías. Sólo se valoran dichos alimentos por su calidad. Se permiten alimentos, que sean ricos en proteínas, sin ningún tipo de límites -o sea, carnes, pescados o productos lácteos-. Eso sí, se deben evitar productos, que tengan un gran contenido en carbohidratos -como son las pastas, las patatas y el pan-.

Tomar alimentos ricos en carbohidratos hace que tengamos más ganas de comer y se favorece la tan tediosa acumulación de grasas. Los niños no pueden seguir esta dieta, ya que podrían sufrir alguna carencia nutricional. Sólo se les puede restringir el consumo de bebidas carbonatadas, de bollería industrial o que consuman la conocida como “whole drum” – pastas realizadas con trigo completo”-. Se debe comer tres veces al día -o sea, desayuno, comida y cena-. Y, jamás, debemos pasar hambre.

Clasifica los alimentos en seis grupos: Grupo 1, glúcidos buenos o de  baja índice glucémico; Grupo2, glúcidos malos o de alto índice glucémico; Grupo3, grasas saturadas; Grupo 4, grasas insaturadas y poliinsaturadas; Grupo 5, proteínas animales y Grupo 6, proteínas vegetales.