Teoría de los Alimentos de Calorías Negativas

Teoría de los Alimentos de Calorías Negativas

Potencia el efecto con alimentos que adelgazan

El ejercicio ofrece unos resultados reales y visibles, pero si además ayudamos a nuestro organismo alimentándonos adecuadamente, el resultado será mayor y lograremos una pérdida de peso sana y permanente. Una alimentación equilibrada nos ayudará a conseguir nuestra meta, y si además descubrimos las particularidades que poseen algunos alimentos para quemar grasas, obtendremos unos excelentes resultados. La explicación teórica es la siguiente:

Cuando las calorías que ingerimos son superiores a las que gastamos aumentamos de peso con facilidad, pero si son inferiores logramos adelgazar gracias a la combustión de grasas obtenida. Algunos de estos alimentos aceleran el metabolismo o incrementan la producción de enzimas, favoreciendo la pérdida de peso. Suelen ser bajos en calorías, y durante la digestión, la cantidad de energía empleada en quemarlos es mayor que la cantidad de calorías que aportan. Este efecto se consigue mediante los alimentos de calorías negativas, y podemos encontrarlos en numerosas frutas y verduras.

on alimentos que adelgazan

Cuanto más consumamos este tipo de alimentos más adelgazaremos, ya que su ingesta provoca  quemar más calorías de las que posee el propio alimento, sin olvidar que una alimentación equilibrada debe basarse en el consumo de un 50% de hidratos de carbono, un 35% de grasas y un 15% de proteínas de origen animal y vegetal. Los alimentos de calorías negativas puedes encontrarlos en:

– Lechuga, repollo, remolacha, pepino, apio, berenjena, brócoli, nabo, espinaca, champiñón, guisante, calabaza, coliflor, espárrago, achicoria, pimiento rojo picante, calabacín, zanahoria y endivias.

– Mandarina, naranja, fresa, frambuesa, arándano, papaya, mango, limón, pomelo, manzana y piña.

Todos ellos son saludables y podemos añadirlos a la mayoría de nuestros platos. De esta forma comprendemos que la clave para perder peso a través de la alimentación no reside en cuánto comemos, sino en qué comemos. El hecho de mezclar diversos alimentos puede aportarnos más calorías de las que realmente necesitamos o viceversa, dependiendo de las combinaciones que realicemos. El secreto consiste en hacer un balance de todo lo que comemos durante el día, para aportar al organismo la cantidad necesaria de nutrientes, fibra, vitaminas y antioxidantes, además de las calorías que nos brindan. De esta manera conseguimos una dieta equilibrada, perfecta para combinar con la técnica ejercicio y obtener resultados más rápidos y de forma duradera.

En verano nos resulta más difícil seguir una dieta porque comemos con más asiduidad fuera de casa, con el calor nos apetecen alimentos frescos y que no nos lleven mucho tiempo cocinarlos… Sin embargo todos estos factores se pueden convertir en nuestros aliados. Basta con seguir una simple regla más conocida como:

Teoría de los Alimentos de Calorías Negativas.

Como sabemos el agua es la única sustancia que no engorda es 0% materia grasa y no posee calorías. Sin embargo, existen otros alimentos con pocas calorías que al ser digeridos por el sistema digestivo consume más calorías que las que contiene el propio alimento.

Es decir, si comes 100 gramos de berros que tienen 19 calorías, tu cuerpo quemará 30 calorías para digerirlo. Como resultado habrás perdido 19 calorías netas.

¿Por qué ocurre esto?

En su mayoría son alimentos con alto contenido en fibra y agua, por lo que nuestro cuerpo gasta o un número mayor de calorías después de procesarlos, que las que consigue del alimento ya procesado. Esto lleva a que la diferencia entre la ingesta y el gasto sea un resultado negativo. Como veíamos en el ejemplo.

Hasta la actualidad se han descubierto 18 alimentos con calorías negativas. Todos ellos son de origen vegetal. Dieciséis son verduras y los otros dos legumbres. Más concretamente:

  • Apio
  • Mandarina
  • Fresas
  • Manzana
  • Zanahoria
  • Tomate
  • Pepino
  • Sandía
  • Coliflor
  • Calabacín
  • Espinacas
  • Puerros…

Si quieres saber más a cerca de esta dieta consulta el libro “Foods that Cause You to Lose Weight: the Negative Calorie Effect”, de Neal Barnard.

A pesar de no obtener la aprobación de los endocrinos. No es una práctica peligrosa el ingerir estos alimentos pues son muy buenos para nuestro organismo porque retrasan el envejecimiento gracias a sus propiedades antioxidantes e hidratantes (ya que en su mayoría son agua).

Cabe recordar que una dieta sana además de estos vegetales debe ser rica en hidratos de carbono que aportan la energía necesaria para el sistema nervioso y el cerebro, en proteínas que son la base con la que se forman todos los tejidos del cuerpo e incluso las grasas que actuarán como reservas de energía cuando el organismo lo necesite.

No se recomienda que la dieta de alimentos de calorías negativas se prolongue más de tres días. Porque podemos sufrir debilidad, jaquecas y incluso mareos.